Noticias / Novedades

  • Permanezca atento a próximas novedades.

REPARTIDORES DE COSTES

REPARTIDORES DE COSTES:

El 11/09/2012 el Parlamento Europeo, aprobó el texto definitivo de la nueva Directiva Europea de Eficiencia Energética. El texto, que deberán ser transpuesto a cada país miembro, confirma en su Artículo, 8, la obligatoriedad desde instalación en todos los edificios con algún sistema de calefacción o agua caliente centralizados y antes del 1 de Enero de 2017, algún sistema de medición individual tales como contadores de calorías o repartidores de costes de calefacción(o calorímetros)  en cada radiador, o bien contadores de agua caliente.

¿Porqué escoger repartidores de costes en vez de contadores de calorías?

  • Son baratos: La inversión en repartidores de costes en una vivienda media es hasta cuatro veces más económica que instalar un contador de energía.

  • Muy sencillos de instalar: No requieren obras, se instalan sobre el radiador normalmente mediante simples tornillos de sujeción.

  • Son pequeños y estéticamente agradables, sin cables ni elementos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.

  • Las lecturas se hacen vía radio: Por lo que no requiere la presencia del usuario evitando la necesidad de facilitar el paso a cualquier desconocido a toda la vivienda. (Excepto a la sustitución de la batería 10 años)

  • Control de Usuario: Cada usuario puede comprobar el consumo en el periodo de facturación actual y ver el histórico de consumos.

¿Qué ventajas se consiguen de tener los repartidores de costes?

  • En muchos inmuebles, la calefacción central tiene un ineficaz e injusto sistema de reparto de los costes de calefacción por coeficientes de propiedad. Algunos usuarios deben incluso recurrir a sistemas alternativos para calentar sus viviendas, aunque pagan lo mismo que la vivienda que tiene 26-27 ºC. Y en otros casos las viviendas que están más próximas a la sala de calderas, recurren al “método ventana”( es decir, recurren a abrir la ventana para eliminar el exceso de calor.)

  • Con los repartidores de costes de calefacción se eliminan estos problemas ya que cada usuario paga la calefacción que realmente consumen, por lo que aquellos que deseen más temperatura de calefacción pagarán más y los que se conformen con menos temperatura menos.

¿Quiere decir que si no quiero calefacción no tengo que pagarla?

  • NO. En el recibo de calefacción aparecerán dos conceptos.

    Término fijo: Es el término de pagar por disponer de calefacción. Es decir los gastos fijos de calefacción (aproximadamente un 30% del total del consumo de los castos de la caldera central), se reparten por coeficiente a cada vecino y corresponden al término fijo de la factura de combustible, gastos de mantenimiento de la caldera, gastos de reparaciones, etc.

    Término variable: Es el coste de la calefacción consumida por cada vecino, que será a su vez la suma del consumo de cada uno de los radiadores instalados en la vivienda. Así en el recibo el vecino podrá saber lo que ha gastado en cada una de las estancias de su vivienda.

 Para el reparto de costes, el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la energía, del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España) pone a disposición en su página web www.idae.es publicaciones relacionadas con el reparto de costes en las instalaciones centralizadas y un programa de ayuda para su cálculo.

¿Es suficiente con colocar los repartidores de costes?

  • NO. La normativa también indica que para permitir al cliente final la regulación de sus consumos, se instalarán los repartidores de costes de calefacción junto con válvulas con cabezal termostático, que se instalarán en cada uno de los radiadores de los locales principales, como sala de estar, comedor o dormitorios.

  • La instalación de válvulas termostáticas en los radiadores regula la emisión de cada uno de los radiadores, cerrando el paso de los que estén en cuartos con mayor radiación solar y abriendo el paso en los cuartos más fríos, aprovechando de esta manera el calor del Sol de la forma más sencilla y natural (Temperatura exterior).

  • Para su funcionamiento el cabezal termostático, está equipado con una cápsula rellena de un líquido termodilatable en su volumen, por lo que no requiere de ningún tipo de alimentación eléctrica exterior.

 

« Volver Quiero saber más »

Desarrollada por Tesys